RukkiReportera. Itsy Pozuelo.

19:05

entrevista-Itsy Pozuelo


Artista: Itsy Pozuelo. 

Escritora ganadora de varios certámenes literarios. Ha publicado tres libros: 
«Vida entre tinieblas»
«Un mundo por descubrir»
«Alison».

Page Fan  :


Mamá lo dijo una y otra vez: «Pasear por el bosque es un remedio muy divertido para mentes aburridas». Parecía que girara sobre sí misma mientras lo repetía, y es que mi mamá siente una atracción fantástica por la naturaleza. 


La siguiente sorpresa fue que teníamos que recoger a una amiga para que nos acompañara. El timbre de aquella casa sonó como un rayo zigzagueante que nos recorrió de una punta a otra. Una desconocida mamá nos abrió la puerta y me estrujó con unos besos sonoros que salpicaban mariposas de saliva. 

Ambas mamás se pusieron a hablar mientras en el pasillo una niña pequeña se escondía detrás de un paragüero dejando asomar una sonrisa tímida y arrastrando un muñeco Gusiluz.  

  — No, no puedo llevar a Itsy al bosque. Todavía es muy pequeña, apenas sabe caminar —dijo aquella mujer mientras le colocaba a la niña un abrigo, con la cara de la Abeja Maya dibujada, y tocaba en casa de su vecina para dejársela un par de horas. 

Cuando nos giramos, la niña no estaba. La madre la buscó dentro de casa, levantó el sofá con una sola mano, esperando que su hija se hubiese convertido en una habichuelita y se escondiera debajo. Aireó todas las cortinas mientras gritaba: «¡Ven! Te contaré tu cuento favorito, el de “Los tres cerditos”. Verás que gracioso cuando imite al lobito soplón». 

De la calle se escuchaban palmadas. Me agarré a la barandilla y bajé con cuidado. Los escalones medían el doble que los de mi casa, incluso se me nublaban los ojitos al mirar para abajo. 

Al llegar a la acera varias personas rodeaban un teatrillo. Me metí entre las piernas de una señora que marcaba el ritmo con el pie derecho y pude contemplar aquel espectáculo: la niña pequeña movía los brazos y la cabeza con tanta gracia que el público le aplaudía embelesado.  

Mi mamá me agarró y gritó, con esa voz de gallina discotequera, que la pequeña estaba allí. Aquella mujer abrazó a su hija, saltándole mariposas de saliva, mientras proclamaba a todos que había bajado las escaleras solita. Entonces ambas mamás lo soltaron: ¡Nos llevamos a Itsy al bosque! 

Su mamá le colocó un sombrero de paja con una cinta rosa y preparó unos sándwiches de nocilla, con una pinta extremadamente deliciosa.  

Durante la caminata la mamá de Itsy no paraba de llamar campeona a su niña. En el bosque los árboles agitaban las hojas secas como cascabeles. Pisoteábamos la hojarasca a la pata coja, aplastando la tierra húmeda. 

Encima de un montículo de piedra, totalmente cubierto de hierba, descansaba un hombre. La amiga de mi mamá lo reconoció aún estando de espaldas; se trataba de su mejor amigo. Él se echó a reír echando la cabeza hacia atrás y sujetándose con ambas manos la panza cuando le contó la anécdota de la pequeña Itsy, al sacar las manos de los bolsillos varias luciérnagas escaparon de su pantalón.

   — Hoy es una gran día para ir a pasear por el bosque —parecía como si se hubiera puesto de moda ir al campo a corretear—. Y estos rayos de sol son espléndidos. ¿Sabéis que se tratan de pequeños seres diminutos absolutamente imprescindible para la permanencia de la raza humana en la Tierra? —dijo aquel hombre con una mueca divertida en la boca —. Ellos salen volando en todas direcciones buscando una plantita o un ser vivo a quien alimentar con su energía. 

Todas escuchábamos en silencio, con los ojos muy abiertos, y lo seguimos como si fuéramos patitos detrás de doña pata, hasta llegar a una zona del bosque donde habrían crecido unas flores cabezonas que sonreían, guiñaban un único ojo gigante y sacaban la lengua. Eran maravillas maravillosas. 

    — Esto son girasoles y de aquí es de dónde salen las pipas —dijo el amigo de la amiga de mi amigable mamá. 

Yo estaba aluciflipándolo. Aquellas flores le estaban haciendo la competencia a la quiosquera de mi calle. Espero que el chocolate no salga de ninguna planta, sino de un paquetito plateado. 

Fijé mis ojos en los del hombre, los suyos estaban dotados de una especial intensidad, de esa que dice la abuelita Mariló que están hechas las buenas personas. 

Con una navaja cortó una de las flores y nos la mostró con delicadeza, como si temiera romper el contenido. Colocó un pañuelo blanco, con bordes rojos, en el suelo y nos pidió que sopláramos en la cabezota de la flor. Y después la sacudió. Y.. ¡tachán, tachán, tochón, tochón! Empezaron a caer muchas pipas de diversos tamaños. 

Me sorprendí a mí misma aplaudiendo, mientras la pequeña Itsy alargaba la mano para tocarlas.


 


De seguro también te gusta...

14 comentarios

  1. Es genial, nena!! Me ha encantado, una entrevista súper original convertido en un maravilloso cuento.

    Mil gracias!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Todo se lo debemos a Itsy, que nos ha permitido adentrarnos a esos momentos entrañables de su infancia!

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  2. Muy bien nena. Cada día haces mejor los deberes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tengo una grandísima seño y unos buenos compañeros que me han ayudado muchísimo a mejorar poco a poco! Aunque aún me queda mucho trayecto...

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  3. Hola! Te he dejado un premio en mi blog, puedes pasarte cuando quieras! Besos! http://www.criarsentirvivir.com/2014/11/una-tanda-de-premios.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Nuria!

      En estos pocos meses de vida 2.0 con el blog ya se han acordado de mí dos guapuras para premiarme... ¡Qué feliz estoy! ¡Hiperactividad-celebración al poder! Jajajaja.

      ¡Un muackiles gordote!

      Eliminar
  4. Mariposas de saliva!!!sencillamente genial...me encanto como todo lo que escribe y eso que la entrevistas suelen ser un rollo. Ojala algunas periodistas aprendieran de la revolera...un beso

    ResponderEliminar
  5. Buenas! Me encanta tu blog con estos cupcakes... Espero no molestarte pero te he nombrado por un premio, pasare por mi post si te apetece: https://missweetness.wordpress.com/2014/12/04/2a-nominacion-al-premio-liebster-award/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por el premio! A ver si reuno todos los premios que he recibido estos últimos días y hago un mega post-enciclopedia jajajaja.

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  6. Pequeña, pues aquí tienes otro premio para el mega post, sigue así, creativa, alegre y sorprendiéndonos con tus historias. Besos. Recoge tu premio cuando quieras aquí--> http://mamaynene.blogspot.com/2014/12/liebster-liebster-y-ahora.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! Ya empiezo a oler, un poquito, a Meryl Streep en pequeñica jajajaja...

      ¡Muchas gracias! ¡Un muackiles!

      Eliminar
  7. Una entrevista muy original y divertida a Itsy. ¡Al final vas a ser la reportera más dicharachera de Barrio Sésamo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vena cotilla me puede mucho jajaja...

      ¡Un muackiles!

      Eliminar

Gracias por transmitirme tu cariño con este comentario...

Google+

RukkiFans