RukkiReportera. Eva Olmo

20:15



Artista: Eva Olmo. 




Cuando el Scrapbooking llegó a casa, lo hizo a escondidas. Mamá me lo contó como si se tratase de un gran secreto: esos paquetitos rellenos de lazos, papeles de colores, tijeras con bocados divertidos, botones molones y cintas adhesivas… todo eso se lo estaba cuidando al Ratoncito Pérez, que acababa de abrir una sucursal de cosas bonitas con la ayuda del Hada de los dientes y un paje pelota de Papa Noel. 


Lo negó varias veces, aquello no se trataba de una nueva adicción como, en meses pasados, fueron el diseña tus propias joyas, el recicla y decora, los cupcakes de fantasía o las muñecas blythes.  Un día me coloqué detrás del sofá y cuando estuvo totalmente embobada viendo un vídeo la sorprendí saltando encima de ella. Estaba viendo unas manos hablar y aquella voz decía llamarse Eva Olmo. 


Mamá lo explicó con los ojos repletos de rayitos dorados y brillantes: aquello era Scrapbooking, una forma molonceta de llamar a un libro de recortes para personalizar los álbumes de fotografías. Podían crear mariposas y flores con unos cachivaches que se llamaban troqueles, además de embellecerlo todo con piedritas y cintas de colores. 


Mi mamá estaba enganchada a esa nueva moda. Me entregó el portátil cuando vio a papá entrar en el salón, y le dijo que la niña estaba otra vez viendo vídeos de Peppa Pig en el ordenata. Intentó llevarse a papá hasta la cocina para entretenerlo con alguna nueva delicia pastelera. Y yo me quedé con aquella voz que hablaba sobre embellecer nuestra vida poco a poco. 


     Rukkia, te voy a contar un secretito: estas manos que vez en el vídeo son mágicas, realizan todo lo que puedas imaginar —dijo aquella voz.

     ¡Quiero un columpio! 


Aquellas manos empezaron a moverse recortando una imagen, embadurnando el borde con tinta, de un pequeño librito de imágenes preciosas eligió dos láminas: una verde y otra rosada. Las cortó con una máquina extraña y después rompió un poquito las esquinas, le hizo un marco con hilo. Pegó un poco de gasa en la lámina verde y después la imagen de aquella niña en el columpio. Unas tijeras de formas recortaron la imagen rosada. Espolvoreó pintura en una cartulina y le aplicaba gotitas de color marrón. Lo decoró con un sello y añadió unas pequeñas manzanas de madera y unas hojas. Y finalmente un lazo doble en la esquina. 



 Fuente: Eva Olmo.


Aquella niña no paraba de columpiarse mientras un caracol verde, con una casita en forma de flor, la observaba disfrutar de felicidad. 


     ¡Es precioso! ¡Bravo! Bravo! —dije entusiasmada —. Oye… tú… ¿cómos sabes mi nombre?

     Yo sé muchas cosas de ti, pequeña Rukkia.

     ¡Mare mía, tengo una chivata espía en mi propia casa! —dije toda alarmada.

     No te preocupes, todo lo que me han contado de ti es muy divertido.

     Pues yo quiero saber de ti…

     Pues adelante, pregunta lo que quieras.

     ¡Puf! — resoplé — A veces soy muy preguntona. A ver… ¿tú te acuerdas de cuando eras tan niña como yo? ¿Recuerdas tus juguetes y aquellas meriendas tan chocodeliciosas? —Eva rió y aquella risa se fue suavizando poco a poco, convirtiéndose en un jolgorio de niña pequeña.

     Siendo la Eva niña podremos divertirnos más. Te voy a contar un poquito de mí, para que me conozcas —dijo aquella voz infantil—. Desde pequeña he querido ser como Mary Poppins y endulzar la vida de todos con un poco de azúcar. También me encanta soñar que viajo al reino de Fantasía para conocer al joven guerrero Atreyu y a la Emperatriz Infantil.

     ¿Y qué te gusta merendar? ¿Chocolate? ¿Chocolate con chocolate negro? ¿O tres chocolates al chocolate? Porque tú tienes ojillos de gustarte el chocolate como a mí—grité toda preguntona.

     ¡Sí! Me gusta mucho una crema de chocolate que se llama Tulicrem, la pone mi mamá en un bocadillo y se me deshace la boquita. Y también se cae la babilla con el olor a castañas asadas de la estufa —dijo mientras pataleaba con unas botas de agua en los pies.  

     ¡Eres de las mías, Evita! —dije moviendo la cabeza hacia delante y atrás con los ojos entornados — ¿Y también juegas con chocolate como yo?

     No. Yo suelo jugar a ser cirujana, curo a todas mis muñecas barriguitas.

     ¿Y quién te ha enseñado a hacer todas esas cosas tan preciosas?

     ¡Yo! Me gusta aprender solita, soy muy, pero que muy autodidacta.

     ¿Autodidacta? ¿Eso qué es?

     Mejor te lo enseñaré. 


Se acercó a la ventana y miró por ella hasta que vimos aparecer una pequeña mariposa. La dibujó sobre un papel y después la recortó, colocó un poco de una mezcla blanca encima y le esparció brillantinas. Aquella mariposa de papel empezó a volar por todo el salón, subía y bajaba en vuelo elegante, como si fuera un insecto-princesa. Hasta que se estampó contra la frente de papá, que contempló extrañado a mamá. 


Mamá atrapó el trozo de papel y sonrió tímidamente. Papá le preguntó si estaba haciendo una de sus nuevas y pasajeras manualidades, a lo que ella negó con la cabeza. Yo me puse en pie en mitad del salón y dije bien alto: ¡Yo! Yo quiero hacer cositas bonitas como Eva Olmo, y ella me va a enseñar. 



De seguro también te gusta...

28 comentarios

  1. Estupendo relato y estupenda entrevista. Cada día te mejoras, revolera.
    Y Eva es un pedazo de artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva cayó, con facilidad, bajo el embrujo de mis persuasiones cuando le dije que quería que fuera una Chica-Rukkia jajajajaj...

      Eliminar
  2. Wowwwww, ¡decir que me ha gustado es poco! jajajajaja. Si me vieras ahora mismo mirando al monitor con una sonrisa de oreja a oreja..... ¡embobada! ¡Qué entrevista más chuliiii! jajajaja es que me ha encantado, de verdad, ¡me he visto yo de niña!
    ¡Muchas gracias! :-)
    Con tu permiso la voy a compartir en mi muro de Facebook.
    Un besazooo, muackkkkk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eva esto es lo que ocurre cuando unes a una artistaza como tú con una niña revolera como yo! Jajajaja...

      Me alegra mucho que te haya gustado tanto, la hice con todo mi cariño...

      Eliminar
  3. Me suena como a un bellísimo cuento..!! Me encanto esta entrevista, esta súper linda y te transporta a la magia del scrapbook es bellisima.. Y Eva, es una artistasa..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Kory Bello.

      Es un cuento precioso con una protagonista bellísima: nuestra Eva Olmo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Gracias, Andrea Sanz! Cuando se parte de una base tan creativa como es Eva Olmo, todo lo que surge tiene que ser magníficamente hermoso...

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  5. bella historia y a medida que vas leyendo te enamoras mas del scrap y tu eva eres una artista amiga te felicito, saben me rei mucho al leer donde habla de los chocolates jajaja por que a medida que iba leyendo se me hacia agua la boca nada mas de pensar en esos chocolates jejejejeje, felicitaciones a las dos una historia muy encantadora, Besos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Rukkia y el chocolate! Es una unión inseparable.... jajajaja...

      Muchas gracias, Rita por visitarme y tener un huequito para leer este gran homenaje a nuestra Eva Olmo.

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Muchas gracias, Maricruz por tus palabras.

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  7. Eva es un cielo de persona; creativa a más no poder y encantadora. Vamos, de esas personas que deseas conoces de cerca; muy cerquita. Es una de las personas que guardo en mi corazón tras el curso de escritura... y me ha gustado la entrevista porque refleja a una Eva que se asemeja a nuestra original.
    Besitos para ti y para Eva Olmo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... me vas a poner coloraica, Martina.

      Tú sabes de sobra que todo esto es reflejo del cariño y un poco de hiperactividad jajajaja.

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  8. Angeles- fiestas y scrap.es24 de octubre de 2014, 14:23

    Precioso relato. Magnifico reflejo de dos artistas. Enhorabuena a las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Angeles fiestas y scrap por tus palabras!

      Ese era mi mayor problema, no haber podido reflejar el encanto y la belleza que tiene nuestra Eva Olmo. Pero por lo que leo, creo que he dado en el clavo jajaja.

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  9. amé tu relato... me atrapó desde el principio y es un hermoso homenaje a Eva! :D gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Chiecito!

      En definitiva es un homenaje a nuestra Eva, como muy bien has dicho... También nosotras tenemos que cuidarla y mimarla con detalles como estos.

      ¡Un muackiles!

      Eliminar
  10. que bonitoooo!!! me encanta como esta contado y a la vez unido al Scrapbooking, tengo unas ganas de aprender.. de hecho tengo una cajita de "Crealoo" cogiendo polvo, y es que como todas las fotos son digitales, y que yo no tengo imaginacion... pero me gustaria mucho usar lo que ya tengo , con fotos de mi hijo... a ver si aprendo... besicoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guecica, me alegra que te haya gustado!

      El scrap es un mundo fantástico, yo por ahora solo me dedico a aprender de las grandes, como de Eva Olmo, y hacer mis pinitos en el scrap digital. Allí puedes cortar y pegar cuantas veces quieras jajajaja.

      ¡Un muackiles, Guecica!

      Eliminar
  11. Es la primera vez que te lei y me has enamorado con tu palabras de niña buena e inocente. Aunque no creo que lo seas tanto verdad? Sabras que soy una amante de las manualidades el srap lo encuentro un poco recargado pero bello a la vez. Te imaginas un chocolate negrisimo , calentito junto a los personajes de la historia interminable???Planazo para dias de lluvia y frio...un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Revolera viene de rebuena jajajajaja! Aunque todos creen que viene de revoltosa jajajaja..

      Un muackiles, Frikymama...

      Eliminar
  12. Ya veo que he llegado tarde y queda poco por comentar, jeje. Solo quiero decir que me ha encantado, y que después de este relato todavía me gustaría más conocer a Eva en persona (y a la revolera, claro).

    ResponderEliminar
  13. ¡Leire, nunca llegas tarde! El revolero mundo de Rukkia no tiene espacio ni tiempo, solo diversión chocolatizable y emociones humorísticas jajajaja...

    ResponderEliminar
  14. Vuelta a repetir. Tengo un ordi rebelde. Decía que me ha parecido estupenda esta entrevista que, sin tanta pregunta retorica al uso, ha dejado constancia del buen hacer y de la vena artística de nuestra compeñera, Eva. Has conseguido, Sonia, hacer una llamada para bucear en este mundo creativo tan apetecible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Quién no conozca aún el scrapbooking que se ponga las pilas! Jajajaja...

      Es un mundo fantástico... os lo recomiendo a todas... es una manera de sacar amor del bueno y expresarlo en una lámina. Después puedes regalarla o tenerla en casa para decorar y que las visitas te pongan coloraeta jajajaja...

      ¡Un muackiles, Lana!

      Eliminar
  15. Preciosa entrevista me ha encantado, felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Macavife por tus palabras!

      La verdad es que le tengo un cariño muy especial a este rukkicuento por todo lo que Eva Olmo significa para nosotras.

      ¡Un muackiles!

      Eliminar

Gracias por transmitirme tu cariño con este comentario...

Google+

RukkiFans